La música en el trabajo

Por: Adriana Cristina Rueda - @AdriCrisR.   Fecha de publicación: 21 de Julio de 2015

¿Es mejor trabajar con música o sin música?  ¡Buena pregunta!

Partamos de un punto: cada persona es un mundo distinto, tanto que algo tan simple como el uso de música para trabajar puede resultar para algunos una ayuda y para otros una gran distracción; y si trabajas en algún campo relacionado con las Tecnologías de Información, esto tiene que ver mucho contigo.  

Supongo que en algún momento has trabajado en una oficina donde por políticas de la Empresa deciden poner música ambiental para que haya un entorno “relajado y productivo”. Y es una buena iniciativa, pero ¿qué tan cierto puede ser esto teniendo en cuenta esas diferencias que como humanos tenemos?

Hay muchos factores que inciden en los efectos que puede tener un “estímulo sonoro” en nuestras actividades diarias, por ejemplo: gustos musicales, estado de ánimo, problemas personales y las mismas labores que tengamos que realizar, entre otras cosas.  No es lo mismo comenzar un lunes con sueño y mil tareas por cumplir, que estar terminando la semana habiendo entregado todo el trabajo y estar pensando en un merecido descanso.

La palabra clave es concentración. Así es como hay personas que prefieren la música instrumental o clásica para aislarse en su propio mundo y en esta tranquilidad hacer que fluyan sus ideas; en cambio a otras personas esto les produce sueño...

Y aquí va un tip: si decides trabajar con música, escoge el playlist adecuado para la ocasión: es distinto desarrollar código a diseñar una interfaz gráfica o hacer seguimiento de tareas críticas en un proyecto;  y mucho más si tu trabajo lo realizas en grupo.

Música o silencio absoluto: ¡tú decides!  El secreto está en encontrar las condiciones perfectas para hacer nuestro entorno más productivo, sin interferir en el espacio de los demás.

Y tú, ¿qué tipo de persona eres: “melo-ITPro” o “anti melo-ITPro”?